telasdeseda.info

Información sobre la seda

El cuidado de la seda

Cuidándola correctamente, los productos de seda se mantendrán durante años sin que pierda cualidad alguna.
Hay un par de indicaciones que se deberían tener en cuenta, puesto que la seda como fibra natural no se puede tratar como es obvio de manera tan despreocupada como si fuera fibra química.

Especialmente se deberían tener presente las siguientes indicaciones:

Frente a la opinión vulgar de que la seda sólo se puede lavar en seco, puede, no obstante, lavar también a mano sus productos de seda, sin dañarla.
  1. 1. Utilizar preferentemente un jabón suave o un champú especial para la seda.
  2. Poner a remojar la seda en agua tibia durante aproximadamente 3-5 minutos.
    (La seda oscura o la seda estampada hay que lavarla sólo brevemente a mano en FRÍO, no poner en remojo).
  3. Durante este tiempo, mover ligeramente la tela de un lado a otro (¡No escurrir!)
    Tan pronto como la seda esté mojada, actuar con cuidado, puesto que la seda en estado húmedo es muy sensible.
  4. Después de unos 5 minutos como máximo de lavado a mano, tome la seda y enjuague la tela con agua fría añadiendo un cucharadita de vinagre para eliminar todos los restos de jabón.
  5. A continuación enrollar la seda en una toalla seca para eliminar los restos de líquidos.
    (En telas oscuras o estampadas utilizar una toalla de varias capas)
  6. 1. Luego desenrollar la seda en plano y enderezar por las puntas.
  7. Ahora se puede planchar.
    La seda se debería planchar en principio del revés.
    Asimismo, la seda debería estar siempre ligeramente húmeda. ¡Preste atención a los ajustes de la plancha!
    ¡No planchar la seda demasiado en caliente!
    Puesto que la seda es un compuesto proteico semejante a nuestro pelo, si se planchara demasiado en caliente se perjudicaría gravemente a la seda.
Si sigue estos consejos, disfrutará durante mucho tiempo de sus productos de seda.